dissabte, 5 de juliol de 2008

La vida que llevo va a acabar conmigo...

Un desconocido me pide explicaciones sobre el porqué no se ha hablado de Bartra en este blog egarense justo cuando se celebra el centenario de su nacimiento.

Muy sencillo señor X., desde el diciembre pasado he estado colaborando en la organización de entre uno a tres actos semanales (lecturas de poesía, conferencias, presentaciones de libros, etc.), he participado en la organización del II Simposi Agustí Bartra, del VIII Premio de Poesia Ciutat de Terrassa - Agustí Bartra, estoy en el grupo que prepara una exposición sobre Bartra para el Arxiu Històric Comarcal de Terrassa y en el grupo que prepara la web http://www.bartramuria.cat/, he asistido reuniones donde se me ha convidado a participar en la organización de otros eventos, pertenezco al grupo organizador del Festival d’Arts i Cultures Emergents Terrassa Acció Creativa, he corregido libros para su edición, he preparado tarjetones y folletos de propaganda para su impresión, he coorganizado la Segona Trobada de Poesia a Terrassa y, por descontado, todas esas participaciones se han desarrollado tanto en el ámbito del trabajo intelectual como en el del trabajo físico, en las infraestructuras y en la gestión económica y de recursos. Además he trabajado en una escuela a cambio de un salario y me he implicado a fondo en esa tarea.



¿De dónde quería, señor X., que sacara tiempo para escribir en este blog?

Estoy rendido.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

La mente activa es un reaseguro para la vejez

¿Qué tienen en común Borges, Picasso y Carlitos Chaplin? Entre otras cosas, que los tres llevaron una vida intelectual plena hasta edades avanzadas.

(La Nación) - Ahora, los científicos sugieren que ellos podrían haberse ganado ese privilegio: un estudio de la Universidad de Gales del Sur muestra que mantener una actividad mental intensa y compleja a lo largo de la vida disminuye a casi la mitad el riesgo de demencia en la vejez.

El trabajo, que acaba de publicarse en la revista científica Psychological Medicine, analiza el papel que la educación, la complejidad laboral y los estilos de vida estimulantes tienen en la prevención del deterioro mental asociado con la edad, e integra datos de 29.000 individuos, recogidos en 22 estudios en todo el mundo. Se lo considera la primera revisión amplia de un tema que desde hace unos años intriga a los especialistas en neurociencias: el de la "reserva cognitiva"; es decir, la capacidad de crear algo así como una "cuenta de ahorro" neuronal que ayuda a afrontar la impiadosa declinación que nos impone el tiempo.

"Es un caso de 'úselo o piérdalo' —comenta en una comunicación de la Universidad el principal investigador del trabajo, Michael Valenzuela—. Parece que si usted incrementa su 'reserva mental' a lo largo de la vida, disminuye su riesgo de mal de Alzheimer y otras enfermedades degenerativas".

Según el científico británico, la conclusión es que en los individuos con gran reserva cognitiva el riesgo de demencia es un 46% menor. Todos los estudios analizados coincidieron en que las actividades estimulantes, aunque se practiquen tarde en la vida, están asociadas con un efecto protector.

Con el vertiginoso aumento de la expectativa de vida que se registra desde mediados del último siglo (se calcula que en la actualidad hay unos 600 millones de personas que superan los 60 años y que ese número podría triplicarse para 2050), las implicancias de esta hipótesis son enormes, especialmente si se tiene en cuenta que el lento proceso de deterioro comienza... a los 25.

"Varios estudios han sugerido un riesgo mayor de enfermedad de Alzheimer entre las personas con menores niveles educativos y menor riesgo en aquellos que permanecen mentalmente activos —explica el doctor Facundo Manes, director del Instituto de Neurología Cognitiva (Ineco)—. Sin embargo, los investigadores aún no están del todo seguros sobre los motivos."

Anònim ha dit...

Demuestran que hay desarrollo cerebral después de los 50 años

Los investigadores alemanes, cuyo estudio es publicado hoy por la revista Journal of Neuroscience, recurrieron a 44 personas entre 50 y 67 años

Un grupo de científicos alemanes de la Universidad de Hamburgo (norte) y del Hospital Universitario de Jena (este) demostró que personas mayores de cincuenta años pueden hacer que su cerebro siga desarrollándose y crezca, si aprenden nuevas habilidades.

Los investigadores, cuyo estudio es publicado hoy por en revista Journal of Neuroscience, recurrieron a 44 personas, entre 50 y 67 años, a quienes se pidió que aprendieran a hacer malabarismos.

Luego, tras una fase de entrenamiento de tres meses, los científicos comprobaron que había crecimiento en distintas regiones cerebrales de las personas sometidas al experimento.

Las regiones que crecieron fueron las tienen importancia para el aprendizaje y la percepción de movimientos así como las zonas que regulan el sistema de auto-recompensa del cerebro.

Tras ese primer resultado, las 44 personas examinadas interrumpieron sus entrenamientos durante un periodo de tres meses después del cual se comprobó que las mismas regiones cerebrales se habían encogido un poco.

Los resultados de esas 44 personas fueron comparados con los de un grupo de control de 25 personas no sometidas a ningún entrenamiento especial y en cuyos cerebros no registraron transformaciones en los dos períodos.

"Los resultados muestran que las transformaciones cerebrales no se limitan a los cerebros jóvenes sino que la estructura anatómica del cerebro adulto todavía puede cambiar en edades más avanzadas", explicó el director del estudio, Arne May.

Por eso, May dijo que para las personas es importante asumir nuevos desafíos y aprender nuevas cosas.

Hace un tiempo, el mismo grupo de investigadores había demostrado -en un estudio publicado por la revista Nature- que después del proceso de maduración, que se considera que se cierra a los 20 años, el cerebro estaba en condiciones de seguir creciendo.

Pero sólo ahora han logrado demostrar que el proceso puede continuar incluso después de los 50 y los 60 años.

Las regiones que registraron crecimiento con los "malabaristas" fueron el hipocampo, región importante para el aprendizaje y que además puede producir nuevas células cerebrales, y el "nucleus accumbens".

Fuente: El Universal.